RETOMANDO LAS RIENDAS DE LA VIDA CON CONCIENCIA Y ESPÍRITU DE LUCHA. Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Dora Maribel es su nombre, Hernández su apellido. Es una mujer de piel blanca, cabello rizado,  en sus ojos refleja una enorme bondad que la caracteriza, es de caminar ligero, es de estatura mediana y con sus manos marcada por los aires y el polvo de 56 años de de vida.

 

Maribel vive en el Caserío La Loma, Cantón Sabanetas, en el sector de Nahuaterique. Es viuda, madre de 12 hijos (Ocho del sexo masculino y cuatro del femenino); casi todos se casaron y hacen la vida en varias partes del país. La mayoría de ellos son músicos y cantautores de música de tradicional campesina de los cuales ella se siente bien orgullosa.

 

Maribel no tuvo la oportunidad de estudiar, su familia era de escasos recursos, por lo que ella a muy temprana edad debió casarse; confinando su vida al cuido de su esposo, sus hijos e hijas y a las labores del hogar.

 

Después de participar en las diferentes jornadas a las que ha asistido como parte de un Grupos de Autoahorro y Préstamo, promovido por PADECOMSM; se sintió que le hacía falta otras habilidades. “Sentí la necesidad de escribir y eso me motivo en anotarme a los círculos de alfabetización”.

 

Para ella no había vida social, vivía alejada y desconectada de su entorno comunitario; su esposo por el contrario, era la persona activa, involucrado en actividades de beneficio social, era un líder en la comunidad. Maribel siempre rehuía a las invitaciones para participar en las reuniones de padres y madres de familia que se realizaban en la escuela y siempre era su esposo  quien asistía por parte de la familia.

 

Recuerda con tristeza, como le temblaba la voz cuando intentaba entablar conversación con otras personas que no fueran de su círculo familiar. Cuando falleció su esposo, ella cayó en una profunda depresión, al grado de perder todo interés por su familia como por su vida.

 

Con la falta de su esposo, vinieron las penalidades, pobreza y con ello, la discriminación por parte de personas de la comunidad. Había perdido la autoestima, el interés por la vida, por su familia; estaba convencida que todas las personas la odiaban.

 

Era un día el mes de septiembre del año 2013, mientras Maribel trataba de tomar los escasos rayos de sol que se colaban entre lo espeso de la niebla, en las afueras de su casa con la mirada perdida en el horizonte del camino, cuando de repente divisó que una persona iba por el camino; Maribel, haciendo un poco de esfuerzo le habló. Era una persona a quien ella siempre la veía pasar con sus cuadernos de apunte bajo el brazo; ese día se le acercó y decidió hablarle, buenas tardes niña Buenaventura, ¿Para dónde es que viaja tanto? ¿Por qué no me invita? Ella al verme se sorprendió, pues, era sabido que yo no hacia amistad con nadie. Ella me dijo, ¿Qué tal, niña Dora como le va? Luego me contestó, pues, mire yo vengo de una capacitación desde Cipreses, y ahí pues nos reunimos con varias mujeres y es con la Alcaldía de Perquín y PADECOMSM. Si quiere vamos la otra semana, luego se despidió. Esa noche no durmió pensando que si iba o no.

 

Pero bueno, llego el día y Maribel se dispuso a acompañar a Niña Buenaventura a las jornadas  y le gustaron tanto que desde ahí. Eran las primeras reuniones para conformar un Grupo de Autoahorro y Préstamo (GAAP) en su comunidad; y como dice niña Maribel “Soy una persona diferente”. Al preguntarle a niña Dora ¿Cuál ha sido el cambio más significativo?, ella contesta “He sentido mucho cambio, antes no tenia ni valor de platicar, tenía miedo de hablar con las personas. El proceso organizativo de los grupos de ahorro y la participación ha venido a despertar mi mentalidad, me siento muy contenta porque he despertado, ahora me interesa participar porque siento que aprendo mucho y crezco como persona; además me siento tomada en cuenta en la comunidad”

 

Actualmente, Maribel se desempeña como presidenta del GAAP “Fe y Esperanza” del Caserío la Loma y manifiesta “Lo hago muy bien quizás, porque ya llevo dos periodos y no me han cambiado, soy feliz se me fueron las tristezas”. Y se siente aún más feliz, porque su ejemplo de participación ha servido para motivar a sus hijos  y hoy dos de ellos pertenecen a los grupos de ahorro de jóvenes.

 

Ahora Maribel es una persona activa, participa en las actividades de la sociedad de padres en la escuela, disfruta participar en las diferentes reuniones a las que ella es invitada. La experiencia de los grupos de ahorro le ha cambiado la vida, “Hoy viajo y antes ni salía porque le tenia pena a la gente, ni darle un café podía  a la  gente que me visitaba, ahora hasta aburro a los profesores de mis hijos preguntándoles cosas sobre los temas de discusión, porque hoy no me vengo para la casa con dudas”. Ella recuerda que una vez, su esposo, la obligó a participar en una reunión de padres de familia, a la cual fue, pero que no entendió nada, discutieron un tema y ella quería preguntar pero su  boca no soltó palabra alguna.

 

Así  fue por muchos años la vida de Dora Maribel Hernández, marcada por la pobreza, donde buena parte de su vida la ha pasado confinada a los quehaceres del hogar, al cuido de su esposo, sus hijos e hijas. Ahora, Dora Maribel ha vuelto a despertar de ese letargo social y ha vuelto a recobrar la conciencia, la razón de existir, esa fuerza e ímpetu de lucha, característica propia de las mujeres salvadoreñas. 

Visto 405 veces
Modificado por última vez en 15 Julio 2016

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Acerca de PADECOMSM

Dirección: Barrio El Centro, Perquín, Departamento de Morazán, El Salvador

Teléfonos: (+503) 2680-4198 / 2680-4064

Correo Electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos Eventos

Sin eventos

PADECOMSM Crédito